Mejora tu Writing

No Comments

En primer lugar, hay que tener muy en cuenta su estructura.

La estructura básica de una redacción debe incluir una introducción, un desarrollo y una conclusión.

Debemos delimitar el tema sobre el que vamos a hablar (aunque la mayoría de las veces tendremos que ceñirnos a unas propuestas determinadas), esquematizar las ideas con eficiencia, dar nuestras opiniones y aportar argumentos que las fundamenten.

No os lancéis a escribir. Decidid si estáis a favor o en contra del tema planteado. Después os recomiendo hacer un brainstorming por escrito. No os llevará mucho tiempo. Debéis considerarlo como una inversión, es decir, todo el tiempo que invirtáis en ir planteando vuestro writing os agilizará la redacción y al final acabaréis ahorrando tiempo.

De la misma importancia es prestar atención a los párrafos de introducción y conclusión, ya que sin ellos el resultado sería impreciso e irregular.

La introducción:

El primer párrafo de una redacción es el primer contacto que el lector tiene con el texto, por ello debe captar su atención, presentarle el tema central sobre el que versará y orientarle sobre nuestra intencionalidad. Por ejemplo se podría empezar con una pregunta, exponiendo una anécdota, con una cita o una frase fuerte y sorprendente  que interese al lector y le conduzca hacia nuestro principal argumento. Un título afortunado también puede marcar la diferencia.

 In my opinion, ….   En mi opinión…
From my point of view…   Bajo mi punto de vista…
As I see it A mi modo de ver…
It seems to me that… Me parece que..

y otras como:  In the beginning, to begin with, first of all, to start with, presently, initially, at first, firstly, currently, today…

Usad intensificadores del tipo “I completely agree” Otorgarán fuerza a vuestras opiniones y además…suman! Recordad que por norma general os pedirán entorno a 100-120 palabras. Otros intensificadores podrían ser:

Amazingly
Extremely
Totally
Utterly
Quite

El desarrollo: 

Los párrafos de desarrollo de la redacción o cuerpo del texto, deben comenzar con la exposición de una idea principal, una o dos frases que resuman el tema central del texto.  A continuación podemos dedicar los párrafos siguientes a desarrollar nuestros argumentos.

No afirméis algo sin argumentarlo después: “I think this is wrong”

Tenemos que explicar por qué afirmamos tal cosa, bien con un ejemplo o bien con un argumento. La cuestión es no dejar nada en el aire, ni dar pie a ambigüedades o dejar frases inacabadas.

Cada párrafo debe comenzar con un argumento diferente al anterior. No sigáis dando argumentos para una misma idea.

Cuando estéis enumerando intentad evitar tanto etc. ò (…). Un “and so on” es más elegante, demuestra más nivel y además, recordad lo que ya os he comentado sobre el número de palabras.

Palabras y expresiones útiles: again, moreover, additionally, furthermore, for example, for instance, subsequently, meanwhile, also, however, otherwise, for this reason…

La conclusión: 

A veces se tiende a no dar importancia a éste último párrafo, pero una buena redacción ha de finalizar de una manera efectiva y elegante. El párrafo de cierre dejará la impresión final en nuestros lectores, y debería incluir un breve repaso de las principales ideas planteadas en el texto, que deje ver el posicionamiento del autor, o que aporte algún tipo de solución a un problema dado. No debe ser demasiado largo, cuatro o cinco frases serán suficientes.

Intentad evitar el tan conocido “In conclusion”. Os propongo que lo sustituyáis por otros del tipo: In short o to sum up.

Sed coherentes. No incurráis en contradicciones. Para eso es importante que useis los conectores adecuados. De nada sirve decir: “In short” (en resumen/resumiendo) si luego metéis una parrafada de aquí te espero. La conclusión nunca puede ser más larga que el cuerpo

Palabras y expresiones útiles: Finally, to sum up, in brief, in short, therefore, lastly

0 comentarios

Publicar un comentario